La fuerza del abandono

Isaac Sánchez, Loulogio, mi youtuber favorito, deja el youtubismo este año. Por un lado me da pena, pero por otro me maravilla, porque se va a dejar algo que le gusta y que le da dinero para dedicarse al 100% a su auténtica vocación, que son los cómics. Por ahí me va a tener pillado también, aunque vaya a echar de menos sus vídeos.

El caso es que no lo va a dejar de golpe, sino que dice que va a dedicar este año a (aparte de seguir con sus cómics) retomar la senda de los vídeos frecuentes.

Dice que saber que es el último año le da más ganas, precisamente, de hacer vídeos.

Y es curioso, pero es así. A veces pensar en dejar algo que te gusta te da más ganas de hacerlo.

Sin ir más lejos, me está pasando ahora mismo. Este enero ha sido el mes que más entradas y más variadas he escrito en el blog.

Estoy empezando respetar la filosofía de mi propio blog justo después de decir el pasado diciembre que a finales de 2018  seguramente me dejaría este tinglado.

Y me estoy divirtiendo más de lo habitual. He dejado de compartir las entradas en el Facebook y eso me da (aún) menos “audiencia” pero más… ¿libertad? Igual voy compartiendo alguna si me apetece.

He pillado un poquito de estilo (salvando las enormes distancias) de Ron Gilbert y de Ángel Martín para terminar de arrancar.

Y al contrario que el de Loulogio, mi “abandono” no está escrito en piedra. Ya veremos cómo se me da.

Si me sigo divirtiendo, pues habrá que seguir.

Deja un comentario. O no. Soy un título, no un poli.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *