La primera canción

Pues hace unas semanitas volví al mundo laboral alegre y contento. Ya entraré en detalles, pero hoy me apetecía hacer una entrada cortita sobre una cosa que hago desde que volví a una rutina más dura que la que me exigía (y cumplía) en el desempleo.

Es una costumbre que me pegó mi buena colega Maho.

Y ya se ha convertido en un ritual casi diario (algún día creo que se ha escapado) que no sé cuánto durará, pero que de momento me funciona. Al llegar a la oficina y ponerme “al lío”, lo primero que hago es ponerme una canción. Todos los días la misma. Y luego a lo mejor ya me pongo Megadeth o lo que sea, pero la primera siempre es esta. Consigue calmarme, relajarme y motivarme de buena mañana. Me pone la cabeza en ON.

Se trata de la “Piano Sonata nº11” de Mozart interpretada por Olga Jegunova, que es de las versiones que más me han gustado. Es bonita, es grácil, es energética y el vídeo en directo (que obviamente no veo en el trabajo) es hipnótico:

Deja un comentario. O no. Soy un título, no un poli.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *