Agosto es de: El Recuerdo de Marnie

Casi no llego, pero llegué.

No termino de entender lo que está pasando actualmente con Studio Ghibli. El estudio se cierra y se abre, Miyazaki y Takahata van y vuelven del retiro como si se creyeran inmortales y mientras, la que podría haber sido la próxima generación del estudio o se diluye en tareas poco importantes (Gorō Miyazaki, que tampoco parece tener la motivación y/o el talento de su padre) o se va a otros estudios. Igual es que llevan idea de que la andadura del estudio termine con ellos… lo cual no me parece mal tampoco, al fin y al cabo se han ganado el derecho a hacer lo que quieran con su creación. O igual les da totalmente lo mismo, que tampoco lo descartaría.

Pero en el caso de talentos que cambian de estudio, tenemos a la que era sin ningún tipo de dudas la sangre nueva más prometedora que trabajaba allí en labores de dirección, Hiromasa Yonebayashi, que ahora está en Studio Ponoc (fundado por el exproductor de Ghibli Yoshiaki Nishimura) junto a otros exempleados de Ghibli.

Yonebayashi firmó dos películas en Ghibli que, si bien puede que no estén entre lo mejor de lo mejor del estudio, están tan solo un peldaño por debajo. Hoy hablo de la segunda de ellas, la que es a día de hoy la última película del estudio: El Recuerdo de Marnie.

La historia de El Recuerdo de Marnie

La protagonista es la solitaria Anna Sasaki, una niña de 12 años a quien sus padres adoptivos envían a pasar un verano con unos parientes a un pueblecito rural junto al mar, con la idea de que un ambiente campestre le ayude a superar sus ataques de asma, entre otras cosas.

Explorando el lugar, Anna encuentra una preciosa mansión que le resulta familiar, que se encuentra atravesando unas salinas y que tan pronto ve ruinosa y abandonada como en perfectas condiciones y llena de vida.

Se supone que la mansión, utilizada en el pasado como retiro vacacional de una familia extranjera, lleva mucho tiempo abandonada, pero Anna, dispuesta a investigar por qué la vio como nueva, atraviesa las salinas en un bote y conoce a Marnie, otra niña de su edad que… vive en la mansión cuando no tiene aspecto destrozado.

Rápidamente se hacen íntimas amigas y… llegan las preguntas, claro. ¿Qué pasa con esa mansión? ¿Está abandonada o realmente vive alguien allí? Is this the real life? Is this just fantasy? ¿Hay que llamar a Mulder? Y, por encima de todas, por supuesto, ¿Quién diantres es Marnie?

Más cosas

No soy yo de los que piensan que todo lo salido del estudio es oro puro y sagrado. Ghibli tiene sus altibajos a lo largo de su historia, de la que solo suele recordarse lo bueno. Y no está mal, ojo, porque lo bueno es tan, tan bueno que los pocos blufs, aunque existan, pasan desapercibidos. Es normal y justo.

Dicho esto, a mí esta película me parece de las excelentes. Un misterio envuelto en una historia sobre la familia y los sentimientos. Una “investigación” en la que Anna descubre no solo quién es Marnie, sino también quién es ella misma. Al final somos cómplices de la bonita e impactante sorpresa y todo queda resuelto de una manera satisfactoria.

La película también toca temas duros como la soledad, el bullying o el maltrato infantil, pero no de una forma abrumadoramente dura, sino simplemente como cosas que, aunque no deberían pasar, a veces pasan y hay que enfrentarse a ellas como buenamente se pueda.

Sobre la animación qué voy a decir, pues lo que se dice cuando se habla de Ghibli: preciosa, poderosa, fantástica, estremecedora, familiar y acogedora. Todo junto. Y qué fondos, oiga. De los de imprimir la pantalla y colgarlos en la pared.

La película fue nominada al Oscar a la mejor película de animación en 2014, pero tuvo la mala suerte de coincidir con la también maravillosa Del Revés, que lo merecía tanto o puede que incluso un poquito más. Llega a coincidir con una de las Cars y se lo debería haber llevado de calle (porque las otras nominadas de ese año… bueh).

Y fin

El Recuerdo de Marnie se puede ver fácilmente en España, ya que Vértigo Films nos la trajo primero al cine y después en DVD/Blu-Ray con un doblaje de 10 encabezado por Michelle Jenner como Anna. Además, hay canales de Movistar+ que la pasan a menudo. ¡Hoy no hay excusa! ¡No hagáis el Guybrush! Sus creadores y licenciatarios lo merecen.

Deja un comentario. O no. Soy un título, no un poli.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *