Marzo es de: Psycho-Pass

En 2016 vi tres animes a los que le doy puntuación absolutamente perfecta. Tres que han entrado a saco en la lista de mis favoritos de todos los tiempos. El primero de estos tres que aparece en mi calendario es Psycho-Pass, una serie de 22 episodios perteneciente a la temporada de anime de otoño de 2012 y que vi entre el 20 de marzo y el 14 de agosto de 2016.


La serie está ambientada en el próximo siglo, año 2112. La lucha contra el crimen ha dado un inmenso paso adelante gracias a Sibyl, un sistema capaz de medir el Coeficiente de Criminalidad (o Psycho-Pass) de una persona, pudiendo conocer así qué personas van a cometer un crimen antes incluso de que lo cometan. Cuando el coeficiente de una persona se “ensucia” demasiado al subir por encima de cierto número, la policía le persigue con una severidad que puede ir desde la mera detención hasta la ejecución instantánea, dependiendo de cuánto haya subido el coeficiente.

La policía que sale a la calle está formada por un grupo de Inspectores, y un grupo de criminales vigilados conocidos como Ejecutores. Los inspectores y los ejecutores trabajan normalmente por parejas, siendo el ejecutor el subordinado y el que normalmente se encarga del “trabajo sucio”, ya que de esta manera se protege el coeficiente de criminalidad de los inspectores.

Tanto inspectores como ejecutores cuentan con un arma con forma de gran pistola llamada Dominator, que cuenta con un escáner que calcula el Psycho-Pass de la persona a la que están apuntando y que cambia su potencia según el mismo: Gatillo bloqueado si la persona no representa una amenaza, Paralizador no letal si la amenaza es moderada y Eliminador letal si es una gran amenaza (este modo hace que el objetivo en cuestión reviente literalmente).

Akane Tsunemori

Akane Tsunemori es una inspectora novata que comienza a trabajar en la policía. Pronto destaca por su gran capacidad y ética de trabajo, además de tener un Psycho-Pass a prueba de bomba, que consigue dominar a pesar de presenciar a lo largo de la serie escenas personalmente terribles para ella.

Akane es emparejada con Shinya Kōgami, un antiguo inspector que cayó al rango de ejecutor tras obsesionarse con un caso especialmente duro para él. Kōgami es también muy profesional, pero se le nota hastiado con el sistema Sibyl, así como todavía obsesionado con el caso que le hizo pasar a ser ejecutor.

Shinya Kōgami

Ambos acabarán enfrentándose a un mal común para los dos: Shogo Makishima, un asesino totalmente despiadado que, sin embargo, es capaz de hacer que su coeficiente de criminalidad nunca suba lo más mínimo. Parecido a lo que consigue Akane, pero con una perfección y una escalofriante tranquilidad que hacen pensar que puede haber truco detrás.

Que haya un asesino al que los Dominators no reconocen como amenaza pone patas arriba todo el sistema Sibyl, claro. Es el “aleteo de mariposa” que transforma una utopía en distopía. ¿Es posible engañar al sistema? ¿Cómo funciona? ¿Es ético? ¿Hasta que punto vale la pena un sistema que limita la libertad y condena a personas que (aún) no han hecho nada si además no es 100% fiable?

Akane y Kōgami tienen sus más y sus menos a la hora de decidir la forma de enfrentarse a Makishima y ambos descubrirán cosas a lo largo de la serie que harán que sus propias convicciones se tambaleen.

 

La serie es un thriller psicológico de acción perfectamente hilado, con episodios que te tienen al borde del asiento y que a veces te dejan devastado al final (no en vano, Gen Urobuchi, alias Urobutcher, es su guionista), con una heroína a la que da gusto descubrir y con un villano terrorífico que además te hace preguntarte cosas que en principio parecían muy obvias pero a lo mejor no lo son tanto.

Visualmente es también una serie espectacular. La animación es muy fluida y el dibujo muy detallado. Todo tiene un toque ciberpunk propio de un futuro distópico pero no demasiado lejano. Destaca también el diseño de personajes y particularmente el de Akane, que tiene un aspecto muy poco habitual.

La serie ha sido editada en España en dos partes (parte 1parte 2) en DVD y Blu-Ray (edición coleccionista con banda sonora y libreto) por Selecta Visión, que ya ha anunciado que tanto la segunda serie como la película de la franquicia llegarán a nuestro país a lo largo de este año. Cabe destacar que, aunque la serie tenga estas continuaciones, la primera serie es una experiencia completa que no deja cliffhangers muy bestias (alguno sí que hay).
Y si comprar DVD/BD no es lo vuestro, Psycho-Pass también está disponible en Netflix de manera íntegra, así que no hay excusa para no disfrutar de este pedazo de anime de manera legal. Sus creadores y licenciatarios lo merecen.

¡Os dejo con el segundo opening de la serie!

Deja un comentario. O no. Soy un título, no un poli.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *